diumenge, 10 de març de 2013

(Anna) Pavlova de chocolate y nata (sugar-free)

Tengo que confesar que la primera vez que miré esa receta me quedé cautiva de su nombre porque es como el mío. Pavlova = Paula!!

Luego, su increíble mezcla de texturas me parecía estupenda. El crujiente del merengue cocido "versus" la ganaché de chocolate suave y la nata. Es verdad que no la hice tal cual en la receta ésta vez, entre otras cosas porque estaba quitando el azúcar y porque se me había acabado el mascarpone. De todos modos os contaré como hice, y como puede ser si hacéis algun cambio y si no tenéis restricciones para el azúcar.

Empecemos por mi versión, la Anna Pavlova. Tened en cuenta que hay que hacerla desde el dia antes, por lo de la cocción lenta del merengue.

Ingredientes:

- 6 claras de huevo (yo usé las liofilizadas del Mercadona pero.... si podéis, usad las "de verdad" que siempre queda mejor)
- 300ml de nata para montar (35% M.G.)
- 2 cucharadas soperas de stevia + 3 cucharadas soperas de edulcorante líquido
- unos 80-100mg de chocolate negro (yo usé el apto para diabéticos)
- 3-4 fresas para decorar, totalmente opcional


¿Cómo se hace? (tarta pequeña para 4 personas)

1. Precalentar el horno a 100ºC. Dejad las bandejas del horno fuera y ponerles papel de hornear. Aconsejo dibujar una forma redonda (usad un plato como molde) en el papel de hornear para que os sirva de guía y las dos capas sean del mismo tamaño.
2. Montar las claras hasta que formen picos firmes. Cuando logréis esto, entonces incoporar toda la stevia + 1 cucharada sopera de edulcorante líquido
3.  Distribuir este merengue en las bandejas del horno para formar las dos capas redondas que van a componer la pavlova.
4. Bajar la temperatura del horno a 70ºC y cocerlas durante unas 3 horas y media. Cada 40 minutos, invertir las posiciones de las bandejas en el horno para que las capas se hagan por igual. Después del horneado, apagar totalmente el horno y dejar las bandejas alli durante toda la noche hasta el dia siguiente. El día siguiente tocará despegarlo del papel de horno. No debería costar pero hacedlo con mucho cuidado porque se rompe con facilidad, sobretodo el que se hace sin azúcar.
5. Relleno 1: nata montada. Montar 150 ml de nata bien fría con las varillas. Cuando ya esté visiblemente montada, añadir las dos cucharadas de edulcorante líquido y mezclar bien.
6. Cobertura: ganaché de chocolate. En una olla pequeñita, poner los 150ml restantes de nata, y el chocolate negro cortado en cuadraditos pequeños. Llevarlo a fuego suave hasta que esté todo integrado y el chocolate bien derretido. La ganaché debe enfriarse antes de su uso, pero no demasiado porque os quedará dificil de manipular y romperá el merengue. Si no la vais a usar en seguida, se puede poner en la nevera, pero se debe sacar varias horas antes de su uso. Debe quedar con una textura que se pueda "untar" pero no esté goteando luego, más o menos como una crema suave.
7. Montaje: poner una de las capas de merengue y cubrir con la nata; poner la otra capa de merengue y depositar delicadamente la ganaché de chocolate. Para decorar, utilicé las fresas hundiendolas hasta la mitad en la ganaché y dejando enfriar bien.

¿Cómo era la receta original?
Un poco diferente de ésta!!!
Se llamaba pavlova triple de chocolate y mascarpone.
Se montan 12 claras de huevo con 500g de azúcar y se hacen 3, no 2 capas de merengue. El tiempo de horneado es el mismo.

Relleno 1: crema de mascarpone. 250ml de nata, 2 cucharadas de azúcar, 125ml de licor de café y 500g de mascarpone. Primero se monta la nata. Luego, batir el mascarpone con el licor de café e incorporar a la nata con movimientos envolventes.
Relleno 2 y cobertura: ganaché de chocolate. 500ml de nata + 500g de chocolate (las proporciones son ligeramente distintas de la mía, pero personalmente prefiero como me queda a mi)

Montaje: 1 capa de merengue, por encima cobrir con mitad de la crema de mascarpone + 1/3 de la ganache. Otra capa de merengue, y repetir las capas anteriores. Poner la tercera y ultima capa de merengue y cubrir con la ganache de chocolate.

Yo la hice alguna vez con el mascarpone pero sin el licor de café porque no lo tenía. Además, en mi opinión, comienza a evocar demasiado los sabores del tiramisú, así que prefiero sin el café. Todas las variantes estan muy bien.
Aqui os dejo foto de la mía, tiene un gusto y textura muy agradables y además con menos calorías al quitar el azucar y el mascarpone. No obstante, MUCHO CUIDADO con despegar las placas de merengue, ya que al no tener azúcar quedan más delgaditas y friables.

Salut!!



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada