diumenge, 22 de gener de 2012

Nudos de amor y canela

Canela. Que elemento tan mágico, ya sé que no le gusta a todo el mundo. Si no te gusta, deberías dejar de leer el post, porque es parte del alma de este bollito tan agradable.
Tiene un olor tan característico, recuerda tantísimas cosas de mi infancia y mi vida, crecí entre personas a las que sí les gustaba y pienso que queda muy bien en la repostería.
Éstes bollitos la verdad es que los vi originalmente en otro blog que recomiendo mucho, de Kristin Ehrenborg. Pero ya sabéis que no suelo seguir mucho recetas (sino más bien aprovechar ideas-base), y ésa vez encima me faltaban ingredientes... pues al final la he ido cambiando hasta volverse en los nudos de amor y canela que quedaran en mi blog a continuación.

Ingredientes (a mi me han salido unos 12 nuditos, luego crecen, no quedan tan pequeños)

a) para la masa
- 100ml de leche
- 110g de harina de fuerza
- 80 g harina de repostería (esos g pueden ser un poco más o menos, dependiendo de la marca de la harina y % de humedad, así que hay que ir poniendo de a poco y viendo como queda). Tengo que decir que repetí mi propia receta variando la calidad - marca - de la harina, y la verdad es que al cambiar, necesité bastante más que 80g o sea... que depende. Es cuestión de irla añadiendo poco a poco y trabajando la masa, hasta que no se pegue mucho en la mano, pero aún quede elástica, trabajable, no seca (ver punto 3 de la preparación).
- 40g de miel, preferiblemente de la más líquida. yo evitaría miel de eucaliptus y esas que pueden tener un olor demasiado fuerte en combinación con los demás ingredientes.
- 20g de aceite de oliva
 - 2g de flor de sal
- 1/2 tableta de levadura de panadería (aprox 12g)


b) para el relleno
- 45g de margarina vegetal
- 50g de miel
- 1 cucharadita de canela
- 20g de galletas maría trituradas hasta formar una harina
- 0,5g de flor de sal
(mezclar todos los ingredientes del relleno para obtener una pasta que reservaremos)

opcionales: 1 huevo para pincelar, almendras en láminas para decorar.

Los principales cambios fueron sustituir el sirope de Agave por miel (sugerido por la propia autora), y las almendras molidas por las galletas molidas. Basicamente porque no tenía esos ingredientes.

¿Cómo se hace?

1. Disolver la levadura en la leche tebia.
2. Añadir la miel, el aceite, la sal.
3. La harina de fuerza la puse todos los 110g de golpe, tamizados. La harina de repostería he ido poniendo y amasando, porque se recomienda que la masa no quede demasiado seca. Puse unos 80-85g de harina de repostería pero eso es cuestión de evaluar. La masa tiene que quedar manoseable, que no se pegue demasiado a las manos (sino también lo hará en la mesa), pero NO MUY SECA. Elástica, moldeable.
4. Extender la masa sobre una superficie enharinada formando un rectángulo, yo hice de unos 30x15cm
5. Extender el relleno sobre toda la extensión de la masa.
6. Doblar la masa en el sentido del lado más largo del rectángulo. Desafortunadamente yo no hice fotos, pero en el blog de Kristin hay una foto. Doblar dos veces, en la foto hay la primera dobla y luego se dobla la parte que falta hacia dentro. En resumen, hay que mentalmente dividir la masa en tres en el sentido del lado más largo y doblar como si fuese un 'folder' de propaganda. En la foto queda bastante claro.
7. Cortar, con un cuchillo muy afilado, la masa en pequeñas tiras de 1,5cm de lado. Hay que hacer un corte limpio, esa masa ya tiene el relleno dentro y si el corte es lento os hará salir relleno por los lados.
8. Con cada tira, enrollar sobre si misma dando la vuelta a nuestros dedos y poner las puntas hacia dentro, haciendo como un nudito. Es normal que se salga un poco de relleno en el proceso.
9. Colocarlos sobre una bandeja de horno y papel vegetal en un lugar cálido durante por lo menos 1h30m. Yo lo suelo poner en el horno a 50ºC con la puerta entreabierta para que no suba demasiado la temperatura. Han doblado su volumen, por eso hay que ponerles con suficiente espacio entre uno y otro.
10. Pincelar con el huevo batido, y entonces subir la temperatura del horno hasta 225ºC. Yo entonces los tuve ahi durante unos 25 min. Hay que ver, cuando esté tomando el color doradito, pararlo.
11. Sacar y dejar enfriar sobre la rejilla

Deberia resultar algo así:

Hay quizás un paso de fermentación largo, pero el nudito en sí no conlleva mucho trabajo. Si teneis las almendras molidas, creo que también quedaran muy bien con éstas.

Espero que os animéis a disfrutarlos en alguna tarde invernal, con un te agradable. Salut!

3 comentaris:

  1. Holaaa!
    Probaré a hacerlos, sin duda! Me encanta la canela y su olorcito tan rico :)

    Ya que mencionas las fotos de la receta de Kristin, deberías añadir un link para que pudieramos verlas....

    Gracias por la estupenda receta!

    ResponElimina
  2. Ya he encontrado el enlaceeee! Graciaaas! Ains, que cegata soy... ;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. hehehe bueno es facilito. tengo que acostumbrarme a fotografar los pasos porque a mi siempre me ayuda mucho cuando leo algo nuevo.

      Elimina