diumenge, 13 de novembre de 2011

Tarta de queso con mermelada de arándanos (versión sin azúcar)

A mi me encantan esas versiones de tartas de queso con mermelada, pero como sabéis, en mi casa ya no pueden entrar libremente recetas cargadas de azúcar, leche condensada, etc.

Así que cuando vi una receta sencilla, pensé en como podria adaptarla a una versión low sugar. Creo que lo logré :-)


Ingredientes:

- 1 tarrina de queso philadelphia (o cualquiera similar) bajo en grasas
- 3 rebanadas de pan de molde sin corteza. Yo usé un pan integral pero no lo aconsejo, dado que interfirió un poco con el color final de la tarta (pero es solo por una cuestión estética, cualquier pan de molde sirve)
- 2 cucharadas soperas de maizena
- 3 huevos enteros
- 5-6 cucharadas soperas de leche en polvo bajo en grasa, disueltas en la justa cantidad de agua para que quede con una consistencia parecida a la leche condensada (yo lo hice dentro de una taza para tener más o menos la medida de como quedaria). Añadir a eso 3 cucharadas soperas de edulcorante líquidos
- 1 taza de agua (misma medida anterior, una taza similar)

¿Cómo se hace?

Pues muy sencillo. Precalentar el horno a 180ºC. Poner todo junto en el vaso de la batidora, y mezclar hasta que esté homogéneo. Ponerlo en un molde (la receta original ponia con caramelo, pero yo lo suprimí) y hornear por unos 40 minutos.
Un consejo: yo hice en un molde de esos de quiche, redondos, quizás demasiado grande para la cantidad de la tarta. Quedó un poco bajita, así que aconsejo hacer en un molde de menos diámetro y más altura. Queda más bonita, aunque está igualmente buena!
Problema (1): la substitución de leche condensada, originalmente en la receta, por desnatada no afectó el gusto pero las propiedades está claro que no son las mismas. Sea por eso, o bien porque venia ya de un horno en que había estado haciendo palmeritas (más caliente), en algun momento miré la tarta y le estaban saliendo burbujas como 'hirviendo'. Pensé que quedaría estéticamente feo pero aguanté firme y no paré el horno. Finalmente, las burbujitas después volvieron a su sitio y como la tarta se gira al revés, no hay problema estético ninguno.
Problema (2): lo hice en un molde de silicona y me pareció inusualmente dificil de despegarlo cuando estuvo lista. La proxima vez probablemente lo untaré a ver si facilita la retirada de la tarta. De todos modos solo costó pero pude finalmente sacarla sin problemas, no se rompió ni la perjudicó.
Después que se enfría, hay que dejarle en nevera hasta la hora de servir. Yo a la hora de servir le añadí mermelada de arándanos sin azúcar, como se ve en la foto:


La receta original era más o menos como la que os puse, solo que el queso no era light, y en vez de la leche en polvo disuelta, llevaba una lata de leche condensada. Y en el molde se ponía caramelo. Yo la sigo prefiriendo con mermelada de arándanos :-)
Que la disfrutéis :)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada