divendres, 4 de gener de 2013

Nidos de khadaifi con morcilla de arroz y cebolla caramelizada

Y resulta que después de hacer los khadaifi con pistachos y agua de azahar a mi querido amigo violinista, me había sobrado pasta khadaifi (que me costó mucho andar en Barcelona para conseguirla por cierto). Después de tantas vueltas para los khadaifi, pues quedó pendiente elaborar alguna receta salada, porque la dulce ya la habíamos hecho.

Con otro amigo al que también le gusta mucho la cocina, habíamos dado un par de vueltas a quizás recetas con marisco pero... entre que no tenia marisco y a mi marido la idea no le emocionaba excesivamente, pues opté por otra receta. Así como quien no quiere la cosa, quedó muy buena, por lo que la voy a poner aqui.

Ingredientes:

- 1 paquete pequeño de pasta khadaifi (yo solo los compré 2 veces, una congelada y otra en fresco; ambos serian más que suficientes para hacer 4 khadaifis grandes, o incluso 8 de ellos. no compréis mucho que luego sobra y esa pasta se seca en un santiamén)
- unos 250g de morcilla de arroz
- 3 cebollas moradas
- 3 cucharadas soperas de azúcar o 1 y 1/2 cucharadas soperas de stevia
- queso rallado para espolvorear

¿Cómo se hace?

1. Precalentar el horno a 200ºC y preparar la bandeja del horno con papel de hornear
2. Formar los nidos de pasta khadaifi. Humedecer los dedos para sellar bien los nidos y pintarlos con matequilla derretida. Hornearlos durante unos 15 min, aproximadamente, eso depende del horno . Hay que estar MUY atentos y vigilarlos constantemente, dado que son hilos muy finos de pasta y se queman con extrema facilidad. Cuando ya esten ligeramente doraditos, sacadlos porque luego hará falta gratinar unos minutitos más y se podrian quemar
3. Mientras tanto, sacar la piel de la morcilla y trocearla, friéndola en la sartén hasta que esté hecha
4. En una sartén aparte, cortar las cebollas en medias lunas muy finitas, y caramelizarlas lentamente en aceite, añadiendo el azucar (o stevia, yo he hecho con ésta y ha quedado muy bueno!)
5. Montar los nidos: sobre éstos, depositar la morcilla que habéis pasado por la sartén, y por encima la cebolla caramelizada. Cuando ya estén, añadir el queso rallado (yo usé emmental). Aqui, dos opciones: llevarlo a gratinar rapidamente en el horno - cuidado para no quemar la pasta khadaifi!! - o bien gratinarlo con el soplete, que fue lo que he hecho, de esta forma, me ahorré quemar los khadaifi que ya estaban bastante morenitos.

Y voilà



A mi me gusta mucho que la cebolla caramelizada sepa realmente a dulce y contraste con la morcilla saladita, pero bueno, hay gente a la que le gusta menos, pues nada: no carguéis tanto en el azúcar, y luego al final pues salarla un poco, y tema resuelto.

A disfrutar :-)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada