dimecres, 5 de juny de 2013

Mini-bocados de menta y chocolate, (feat. Lorraine Pascale)

Lorraine Pascale es una cocinera que me encanta, porque me identifico mucho con ella. Le gustan las cosas de diseño, las mezclas, pero también que tengan mucho sabor, mucha sazón y mucha especie.
Siempre que puedo asisto sus programas, y ese día precisamente Lorraine presentaba un programa en Barcelona, mi ciudad del corazón. Hablaba de las chocolaterías e hizo dos cosas riquísimas aunque me fijé en esa y de la segunda francamente ni me acuerdo.

Me quedé prendadísima de los peppermint chocolate creams, y pensaba, eso lo tengo que hacer yo pero a la de ya. Me pareció fácil y me rondaba la idea de introducir una punta de cucharadita de colorante alimentario verde, para darle más realismo a lo de la menta, cuando vi que el extracto de menta era transparente.

Bien pues os cuento como se hicieron. De hecho se hicieron hace muchos días, pero como se los regalé enviando por correo a un gran amigo que tengo en Madrid, hasta que éste viera su regalo, no lo quería "descubrir" aquí en el blog para no quitarle la sorpresa. Por cierto según él están muy buenos así que os lo aconsejo, sobre todo si os gusta la mezcla chocolate + menta.

Ingredientes (yo hice media receta para ver que tal me salían, la receta original es el doble):

- 160g de azúcar glas
- 65g de leche condensada
- 1 cucharada sopera de extracto de menta (yo puse 1 y 1/2 porque quería realmente acentuarlo, si no os gusta muy fuerte pues una cucharada de te)
- 1 punta de cucharadita de colorante alimentario verde (que obtuve mezclando amarillo y azul). Cuidado!! esos colorantes son muy muy potentes, así que mejor ir poco a poco, una micro-punta de cucharadita y si queda un poco clarito, echar una gota más.
- 100g de chocolate con alto teor de cacau (70% mínimo)

¿Cómo se hace?
1. Mezclar el azúcar glas, la leche condensada y el extracto de menta en un bol, trabajándolos hasta que se forme una masa manejable. Yo puse el colorante después de la masa formada, para darle un aire de "mármol" pero si no lo queréis así, mejor poner antes al principio.
2. Espolvorear una superficie con azúcar glas y poner la masa encima de esta. Aplanar con un rodillo hasta que tenga entre 3 y  5 mm (yo hice de 3, bien finita pero 5 también estará bien)
3. Cortarlo en bocados redonditos pequeños (por ejemplo, usando un vaso de chupito invertido como molde que fue lo que hice: si tenéis moldes de galletas pequeñines servirán). Colocarlos en un plato o bandeja cubierto con papel de horno y llevar a la nevera por, mínimo, 1h. Vigilar que no se toquen unos a otros.
4. Pasado este tiempo, fundir los 100g de chocolate y esperar a que esté tibio (no pasarse, sino empieza a solidificar muy rápido). Podéis fundir el chocolate al baño maría o bien ponerlo en el microondas, vigilando de hacer pequeños tiempos de 20 o 30 segundos para evitar quemar el chocolate.
5. Coger los bocaditos de la nevera y hundir la mitad de cada uno en el chocolate, dejándolos secar encima de papel vegetal. Yo además les decoré usando una "tosca" manera, poniendo un poco de chocolate en una cuchara y pasándola muy rápido por encima de los bocaditos, haciendo el "efecto centrífuga", lo que les dejó con rayitas de chocolate muy originales.
6. Devolverlos a la nevera, donde yo aconsejo que estén, no porque se estropeen fácilmente sino porque tanto el chocolate como la parte de menta están más manejables cuando están fríos.

Como véis, no necesita horneado ni nada muy complicado. Así han quedado los míos. Siento la foto un poco guarrina pero los había acabado de decorar y aún faltaba quitarlos de la bandeja, limpiar los excesos de chocolate y envolverlos.


Luego los envolví uno a uno en papel vegetal con etiqueta de estrellitas (sí, sí una pijada pero creía que se iban a proteger mejor si no se tocaban unos a otros) y acondicioné en una cajita.
Os invito a probarlos y que luego me contéis que tal!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada