dijous, 6 de juny de 2013

Pan de Sartén

Hace mucho que vi la idea de esta receta en un blog que considero admirable por la gran calidad y cuidado de sus recetas, que es el blog de Kristin Ehrenborg (que podéis visitar pinchando en ESTE ENLACE). Hay maravillas en panes, galletas, hay muchas recetas para quien tiene alguna restricción alimentaria... un lujo.
Un día vi ésta y ahí quedó la idea, pensaba "ya lo haré" y nunca lo hice. Ayer entonces encontré el momento.

"Pan" es, bueno, un decir, no es el "pan" como habéis imaginado, redondito, o en plan baguette. Es un "pan" que queda finito y "planchado", me recordaba algún pan árabe que había visto, en su forma, pero no de gusto. A mi, para variar un poco, me gustó aunque ciertamente es algo que no haría para el desayuno, por ejemplo. Hice en la cena como una especie de acompañamiento.

Pues vamos allá, mirad lo que váis a necesitar:

Ingredientes: (ahh como siempre yo hice la mitad, primero porque no sabía como iba a salir y segundo porque somos pocos, pero la receta original era el doble de la que pongo)

- 90g de harina de espelta
- 30g de harina de centeno (ainnsss yo esta ayer no tenía así que usé de trigo sarraceno, lo que le dio otro tacto al pan)
- 125ml de yogur natural sin azúcar
- 1/3 cucharadita de levadura química en polvo
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de sal de mar
(opcionales serian 1/2 cucharada de miel, 1/2 cucharadita de anís machacado, yo usé un poquito de salva y romero de mis plantitas aromáticas, finamente picados)

¿Cómo se hace? 
1. Reunir todos los ingredientes secos en un bol
2. Añadir el yogur y trabajar la masa hasta que esté elástica. Es posible que haya que añadir un poco más de harina para que la masa no se pegue
3. Cortarla en 3 trozos (si hacéis el doble de la receta, pues 6) y aplanar con la mano hasta que tengan unos 12cm de diámetro aproximadamente
4. Calentar la sartén (yo no puse nada de aceite) y cocinar cada pan sobre fuego mediano, unos minutos de cada lado. Yo lo hice hasta que empezó a dorarse por las bordas.
Finalmente, aunque la receta no ponía, al final le eché un pelín de aceite picante hecho por mi, y un poquito de queso mozzarella rallado para que se fundiera. Pensaba que le daría más vida como acompañamiento.

Así resultó (aún le faltaba el queso en esa foto):

Sí soy consciente de que parece una hamburguesa pero juro que no.
A mi me gustó y a mi familia también así que os dejo la receta aquí por si un día queréis probar algo distinto.
Ahh sí MUY IMPORTANTE, servidlas calentitas!! no las hagáis con antelación, están buenas recién hechas....
Salut!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada