diumenge, 23 de desembre de 2012

Trufas blancas y negras con frutas

En Brasil, es bastante comun que en las fiestas de niños se sirvan unos dulcecitos redonditos que hacen recordar vagamente una trufa de esas que se venden congeladas. Son más cremosas y estan hechas de manera un poco distinta, pero yo pensaba que podría coger lo bueno de cada una (y encima poner de por medio una idea de mejorarlas con una fruta dentro) y hacer algo realmente sorprendente. La idea era que fuese un regalo de navidad para un amigo muy querido al que le suelen gustar mucho los dulces, y a mi me encanta que pruebe esos inventos  que me saco de la manga. Entre otras cosas, por eso hasta regalárselas, no salieron las recetas a la luz, para mantener la sorpresa.

He dado un par de vueltas y ensayos al tema, y pondré aqui la combinación que finalmente fue su regalo y la que creo que quedó mejor. Es MUY MUY importante conservarla en congelador para que su textura se mantenga. Sacarlas unos 5-7 minutos antes de servir, pero no más. Yo las llevé de viaje con unas placas congeladas para mantenerlas aunque claro, eso tiene sus límites, llegaron alli ya a temperatura ambiente, y espero que el destinatario las haya puesto en congelador como le recomendé!! :-) Eh, destinatario?? si lo estás leyendo, ponlas en el congelador!!
Lo mejor es no trajinarlas mucho, dejarlas en congelador y solo sacar a la hora de servir.
Es una preparación que se hace mejor en 2 dias, por lo que conviene empezar de víspera. Si hay niños que las van a comer, omitid el paso de licor.


Ingredientes:
Trufa blanca
- 1/2 lata grande (o una pequeña) de leche condensada
- 1 cucharada sopera de mantequilla
- uvas sin semillas
- azúcar blanco (sin refinar)
- licor de vuestra preferencia (puede ser cointreau, o un licor suave de melocotón como usé yo, o algo más ácido como licor de manzana, o kirsch)
- papelitos de molde de esos (como para magdalenas), medianos. creo que se llaman pirotines.

Trufa negra
- 1/2 lata grande (o una pequeña) de leche condensada
- 1 cucharada sopera de mantequilla
- 3 cucharadas soperas de cacao
- fresas
- fideos de chocolate (2 botes por lo menos)
- licor de vuestra preferencia (puede ser cointreau, o un licor suave de melocotón como usé yo, o algo más ácido como licor de manzana, o kirsch)
- papelitos de molde de esos (como para magdalenas), medianos. creo que se llaman pirotines.

¿Cómo se hace?
Día antes: hacer la masa de la trufa, y preparar las fresas y uvas
1. Repartir la lata de leche condensada grande en 2 ollas pequeñas (o bien poner una lata pequeña en cada una). Añadir a cada una su cucharada de mantequilla. En una de ellas, la de chocolate, añadir tambien las cucharadas soperas de cacao en polvo.
2. Cocer: no hagáis las dos a la vez porque conviene estar removiendo mucho y estar muy pendiente del fuego para que no se pegue y no estropee el color de la trufa, más importante aún en el caso de la blanca. ¿Cuánto hay que cocer? bastante aunque el tiempo es variable, es mejor controlarlo con el fuego entre mediano y bajo, SIEMPRE removiendo para que no se pegue en ningún momento. Removedlo con una cuchara de madera, que es mejor. Veréis que podéis parar la cocción cuando al pasar la cuchara de madera por el fondo, el 'rastro' dejado por la cuchara tarda unos segunditos en volverse a cubrir con la leche condensada. Significa que ya se está espesando, y acabará de espesar más cuando se enfríe bien. Cuando se haya enfriado, ponerlas en la nevera 'overnight' cubiertas con un film plástico. Yo las dejé en la misma olla.
3. Mientras tanto, coger las fresas quitando la parte verde y la punta también. Juntamente con las uvas, es hora de introducirles el licor. Yo fui un poco friki y usé una jeringa hipodérmica estéril para ponerles el licor dentro, pero vamos, que también se puede hacerles pequeños cortecitos en su superficie y dejarles en remojo en licor también, así se impregnan. Luego, recomiendo dejarlas entre dos hojas de papel absorvente, en la nevera, overnight, para que suelten agua y no lo hagan dentro de la trufa.

Día siguiente: elaboración y congelación de la trufa
4. Tener los moldecitos de papel preparados, yo prefiero usar de 2 en 2 juntos, para sujetar mejor la trufa. Tened preparado un plato o recipiente con azúcar y otro distinto con los fideos de chocolate. Untad las manos con mantequilla para que no se pegue.
5. Empezamos con las trufas blancas: coger con una cucharada sopera una bolita de la masa blanca, y aplastarla en la mano. Acomodar dentro una uva, volver a cerrarla como una bolita, y pasarla en abundante azúcar blanco, luego poniéndola dentro de su moldecito de papel. Cuando esten todas, meterlas en congelador.
6. Trufas negras: cuando acabéis con las blancas, lavar bien las manos para que no quede azúcar. Untar otra vez las manos con mantequilla y proceder igual, pero cogiendo la masa con chocolate y acomodando dentro la fresa. Pasarla en abundantes fideos de chocolate, y ponerla dentro de su moldecito de papel. Cuando estén todas preparadas, ponerlas en el congelador.
Yo las dejaría, por lo menos, 3-4 horas en el congelador, si es posible, overnight también (pero no es indispensable, con 3 horitas deberia de bastar).

Lo del congelador, lo recomiendo mucho porque yo no puse la primera noche, y luego me costó dos vueltas de hoja al tema, dado que no mantuvo consistencia y casi las tuve que rehacer, usando más cacao en polvo. Si van directas al congelador, sacando justo antes de la hora de servir, infinitamente mejor.

Dejo una foto de cada una de las trufas, una blanca y otra negra, que ya es todo lo que queda :-)
espero que os guste, aunque un poco laboriosa, os prometo que es una receta fantástica con una textura sorprendente y helada. Eso sí, no es nada diet ni light, ni sugar-free!! :-)

Salut!









Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada