diumenge, 24 de febrer de 2013

Gotas doradas de merengue

Bueno hace días y días que doy vueltas a lo del merengue cocido, que me parece genial. Quisiera hacer una tarta pero luego me he repensado, y he decidido hacer primero "al por menor"... además echaba de menos unos pequeños dulces que llamábamos "merenguinhos", se vendían en Brasil en bolsitas.
Y aqui, además el reto era hacerlo sin azúcar, claro.

Y ha quedado, la verdad, muy aceptable. Se requiere muy poca cosa y casi no hay error. El único consejo que doy es hacerlo de víspera, porque queda mucho mejor. Os comento qué vais a necesitar y cómo hacer.

Ingredientes (servirá para un plato mediano lleno de pequeñas gotas de merengue, como el de la foto):

- 2 claras de huevo
- 1 pizca de sal
- 2 cucharadas soperas de stevia
(también estaria bien una manga pastelera con una boquilla maś bien ancha, pero si no teneis, no pasa nada)

¿Cómo se hace?
1. Precalentar el horno a 100ºC. Dejad la bandeja del horno fuera, y prepararla con papel de hornear.
2. Montar las claras en nieve con una pizca de sal. Mirad mi post sobre esto, para ver los detalles.
3. Cuando las claras ya estén montadas, añadir la stevia y seguir batiendo un poco más para asegurar que esté muy firme.
4. Para formar las gotas sobre la bandeja del horno: yo las hice con la manga pastelera, pero si no teneis, podéis hacer dos cosas. Primera, coger una bolsa plástica limpia, poner el merengue dentro y cortar uno de los extremos de la bolsa, para improvisar una manga pastelera. Lo otro sería depositar delicadas cucharaditas de merengue sobre la bandeja del horno. Puede que no quede tan uniforme pero no pasa nada, se harán igual.
5. Introducir la bandeja en el horno, bajar la temperatura a unos 75ºC y cocer por unas 3h. En mi caso, cuando se cumplieron las 2h, y las gotas ya estaban quedando firmes, les di la vuelta. Incluso quizás recomiendo dar la vuelta un poco antes, porque me costó trabajo quitar algunas que se habían pegado en el papel de horno. Los últimos 10 minutos usé aire caliente.
6. Importante: en varias recetas de merengue ya lo vi, e hice en ésta tambien, que es dejar los merengues toda la noche en el horno cerrado (apagado por supuesto). Así se acaban de poner crujientes por fuera y se mantienen tiernos por dentro.

Es como comer un pedacito de nube, os aseguro. Sé que la foto puede recordaros profiteroles pero no os dejéis llevar por la imagen: no tiene ABSOLUTAMENTE nada que ver, ni el gusto ni la consistencia. Os dejo la foto de como me ha quedado. Un plato que apenas tiene calorias, porque solo lleva clara de huevo y stevia. Sirve para dietas Dunkan y similares. Y también podeis usar para decorar pastelitos, o mousses.... porque son pequeñitos y buenisimos.

Así que ya me contaréis!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada