diumenge, 4 de novembre de 2012

Mermelada de frambuesas y pétalos de rosa

Bueno, hace tiempo que le doy vueltas a la mermelada de rosas, aunque esa última opté por hacer de frutos y rosas. La vengo pensando desde que mi amiga Gladys Devani me regaló un libro de cocina libanesa que, por cierto, me encanta y he hecho varias de las recetas, sobretodo las dulces. Pues en ese libro había una especie de dulce de rosas que me encantó por su concepto y por parecerme tremendamente amoroso y romántico. Lo que pasa es que conseguir las flores adecuadas para culinaria no es trivial y por lo tanto, he ido buscando la manera de adaptar las recetas a bajas cantidades, como siempre lo hago. En navidades de 2011 he llegado a hacer solo de rosas (y queda muy bien), pero ésta vez, debido a restricciones en la cantidad de flores, he acabado haciendo de frambuesa y rosas, y tengo que decir que me ha parecido estupenda (y no solo a mi, sino que ha sido opinión general).

Vamos a la receta. Van a parecer unas cantidades un poco sui generis pero he ido adaptando según lo que tenía, y funcionan muy bien.

Ingredientes:

- 90g de frambuesas
- 10g de pétalos de rosas [aquí un inciso sobre las flores comestibles: tened cuidado de adquirir aquellas especialmente cultivadas para este fin, que no tienen pesticidas ni productos químicos. Yo las adquiero en la boquería y son de las rositas pequeñitas, por lo que llegar a 10g de pétalos requiere unas cuantas, una caja entera; utilizar solo la parte "carnosa" y colorida del pétalo, dejando de fuera otras partes, los pistilos y las partes blancas]
- 100g de azúcar
- zumo de medio limón (~ 25ml)
- 10ml de agua de rosas o agua de azahar
- 15ml de agua
(obs: aqui lo importante es que la cantidad total de los líquidos esté sobre unos 50ml, si hay menos zumo de limón pues compensáis con más agua)
- cáscara del limón con su parte blanca (luego ya la quitaréis, pero es util cocerla cuando se está haciendo la mermelada, por la gran cantidad de pectina que tiene)

¿Cómo se hace?

1. Macerar las frambuesas y rosas: poner las frambuesas y los pétalos, ya limpios de las partes restantes de la rosa, a macerar con el zumo de medio limón grande y todo el azúcar. Yo utilicé una fiambrera pequeña cerrada, durante unas 3-4 horas, dandole la vuelta cada hora aproximadamente, para que todos los elementos puedan macerarse bien.
2. Poner el conjunto que se estaba macerando en una olla pequeña, añadiendo el agua, el agua de rosas y la cáscara del limón (es importante NO quitar la parte blanca interna de la cáscara; luego ya quitaréis toda la cáscara cuando la mermelada esté lista)
3. Llevar a ebulición y luego cocer a fuego lento durante, mínimo, uns 40 minutos, removiendo con frecuencia con una cuchara de madera. La mermelada cogerá consistencia en cuanto se vaya enfriando, aunque en caliente os de la sensación de estar muy líquida. Quedará bien, no os preocupéis.
4. Si la vais a usar en seguida, no es necesario envasar. Si queréis para usarla a la larga o para regalar, entonces conviene ponerla en un envase hermético no sin antes esterilizarlos  (hervirlos durante por lo menos 30 min) y cerrarlos al vacío (hay varias técnicas, la más habitual hervir los botes ya llenos, sin cerrarlos del todo y cubiertos en su totalidad por agua).

Os dejo una fotito de como quedó en una cucharita, dado que esta vez no envasé: la utilicé para rellenar el pastel de mi cumpleaños y también unos muffins que regalé a un amigo muy querido.


Es una mermelada curiosa porque tiene el dulce de la frambuesa (fresas también podrian estar bien, aunque en esta época no hay), el sorprendente y perfumado de las rosas, y el toque ligeramente ácido del limón. Queda estupenda para rebajar combinaciones muy dulces - como por ejemplo la de mi pastel de chocolate cubierton con fondant. Utilicé también para rellenar muffins con un toquecito de vainilla. Yo sugiero además usarla en contextos originales, como combinada con "foie", o bien con carne de caza (entre las frambuesas y las rosas, es un toque maravillosamente salvaje).
Bueno pues ya habéis visto, es tremendamente facil y lo único más dificil de conseguir segun donde, son las rosas comestibles. Por lo demás todo son ingredientes facilitos (el agua de azahar o de rosas se puede conseguir en farmacias, por ejemplo).

Ya me contaréis, yo la recomiendo mucho!

2 comentaris:

  1. Hola Ana! acabo de conocer tu blog por medio de Carina y como me apasiona la cocina me he instalado aqui para cotillear todo lo que cocinas, je je. Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola! Un placer tenerte por aquí, publico en la medida que puedo, pero intento tenerlo al día. Un super abrazo!

      Elimina