diumenge, 11 de març de 2012

Tarta "Glau"

La idea original de esa receta me ha dado mi amiga Glau, de Brasil. De hecho, creo recordar que la historia empezó porque aqui no era trivial conseguir "fubá", una especie de harina de maiz de Brasil, así que ella me pasó esa variante que es una receta de su madre. O sea, que ya vamos de tercera mano, por lo que dentro de poco la receta se parecerá a la original solo en el nombre!

A priori deciros que es una combinación que es posible que no sea del agrado de todos, una mezcla de elementos que alli suele gustar pero aqui no siempre. Queda a vuestro criterio. Otra cosa, lleva leche de coco y eso no se vende en cualquier lugar, pero tampoco es tan dificil de conseguir. Este  lo compré en una paradita del Mercat de la Boqueria en Barcelona. Y finalmente, hay que disponer de cierto tiempo porque tarda bastante en hornearse. Hechos estos comentarios, a mi me pareció estupenda, y eso que adapté a una versión quitando el azúcar (no puedo decir que es totalmente sugar-free porque mantuve el membrillo). Vamos allá.


Ingredientes:

- 4 huevos
- 3 latas de las pequeñas de maiz dulce (para los de Brasil, "milho verde"), escurridas
- 1 bolsita de parmesano rallado
- 1 botellita (200ml) de leche de coco
- 2 tazas de leche
- 1 taza de azúcar (yo cambié por 5 cucharadas soperas colmadas de edulcorante líquido)
- 4 cucharadas soperas de harina (aumenté a 6 cucharadas al quitar el azúcar)
- 2 cucharadas soperas de margarina
- 1 bolsita de levadura química (royal o la que sea)
- 1 taco de membrillo (originalmente se haría con un dulce de guayaba, "goiabada", está claro que quedaría mucho mejor pero aqui no me resulta trivial conseguir así que me tengo que espabilar con lo más parecido que hay)

¿Cómo se hace?


1. Precalentar el horno a 180ºC.
2. Cortar el membrillo en cuadraditos y pasarlos por harina. Reservar.
3. Mezclar todos los demás ingredientes MENOS la leche, la levadura y el membrillo, en el vaso de la licuadora (o bien, como yo, en un recipiente alto y grande para mezclar con el turmix)
4. Una vez se ha hecho la mezcla inicial, añadir la leche taza a taza, y ya en el último momento, la levadura. Acabar de mezclar para incorporarlo todo y que esté uniformemente distribuído.
5. Poner la mezcla en un molde untado y enharinado, y finalmente distribuir los taquitos de membrillo por la mezcla. Yo la puse en un molde de esos de "plum cake". Como tamaño estuvo bien, pero esos moldes tienen un inconveniente: como son altos, el contenido de dentro cuesta más de cocerse o por lo menos así me parece. Para la siguiente vez, creo que haré en un molde más grande y cuadrado, no resultará un pastel tan alto pero se cocerá mejor y quizás un poco más rápido.
6. Hornear con calor por arriba y abajo. Yo reajusté diversas veces el cronómetro porque en mi entender aún le faltaba. Estuvo cerca de 1h10min pero la siguiente vez le dejaré hora y media mínimo, porque unos minutos más hubieran estado bien. Aqui es muy importante la prueba del palillo, que cuando se pinche la tarta, salga seco.

Desmoldear no ha resultado trivial. Yo lo hice en caliente pero no lo recomiendo, dado que el membrillo que se quedó en la superficie de la tarta dificultó su desmoldeado sin daños. Al final sí quedó bien pero para quien vaya a hacer recomiendo esperar que se enfríe para sacarla del molde, y estoy segura que quedará mucho mejor.

Debería resultar algo con este aspecto:

Considerando sus ingredientes, no se puede esperar una tarta que sea en plan 'bizcocho' por dentro, porque no lleva las proporciones que resultan en tal preparación. Al contrario, es una tarta que resulta tierna por dentro, con ese toque del queso, y el dulce del membrillo por encima le da una mezcla realmente muy agradable.
Decididamente la recomiendo,  siempre teniendo en cuenta los detallitos del molde y la sugerencia de desmoldear en frío.
Salut!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada